Masajes tantra o masejes tántricos

Victoria Baro
Comentarios desactivados en Masajes tantra o masejes tántricos

El masaje es para muchas personas una práctica imprescindible para disfrutar al máximo de la sensualidad, tocando y siendo tocado. Es cierto que existen muchos tipos diferentes de masajes, pero de un tiempo a esta parte se oye hablar mucho de los masajes tantra ¿qué son exactamente? Seguro que has oido hablar del sexo tántrico.

Para los hindúes el tantra es un proceso que busca conseguir el crecimiento espiritual y personal y una de las herramientas para conseguirlo es el placer. En consecuencia, los masajes tantra persiguen que conectemos con nuestra energía interior y lo hagamos a la vez a través del placer.

No obstante, conviene aclarar que, aunque un masaje tántrico puede acabar con un orgasmo, en realidad no es éste su principal objetivo. Lo que ocurre es que, aunque no haya penetración en un masaje de este tipo, si se suelen acariciar los órganos sexuales de la mujer o el hombre que recibe el masaje, por lo que esa estimulación puede acabar desencadenando el clímax.

 

¿Qué beneficios se obtienen con los masajes tántricos?

Un masaje de este tipo ayuda a equilibrar la libido, promoviendo la creación de nuevas fantasías y ayuda a la vez a conseguir una sexualidad mucho más plena y satisfactoria.

En los hombres, este masaje mejora la calidad de las erecciones, al activar la circulación sanguínea de la zona genital. Esto da lugar a erecciones más prolongadas y a una mayor sensibilidad en el miembro viril.

A través de las técnicas de respiración y control mental propias del tantra, y que también pueden aplicarse en estos masajes, se consigue un mayor control sobre la eyaculación, haciendo que la misma sea más placentera.

En el caso de las mujeres, el masaje tántrico incrementa la lubricación, aumentando las sensaciones placenteras.

Ya hemos señalado que el masaje tántrico es mucho más que un masaje erótico, se trata de un masaje sensitivo que también tiene grandes beneficios como promover una profunda relajación de la mente y el cuerpo, calmando el estrés y la ansiedad y equilibrando las corrientes de energía vital.

Un masaje de este tipo es una forma directa de incrementar el contacto humano y puede ser una buena opción para ayudar a conectar a esas parejas que con el paso del tiempo han perdido la pasión.

 

¿Cómo prepararse para un masaje tántrico?

Este tipo de masajes busca la comunión perfecta entre espiritualidad y placer, por lo que habrá que realizarlo en en entorno adecuado que ayude a relajarse.

El masaje puede practicarse sobre la cama o en el suelo, hay que tumbarse de espaldas y las piernas deben estar separadas, colocando un cojín debajo de las caderas para elevar la zona genital y otro cojín debajo de la cabeza para que la persona que va a recibir el masaje pueda ver sus genitales.

Es recomendable bajar las luces y crear algo de ambiente con unas velas y con unos inciensos para aromatizar la estancia. El masaje se puede acompañar de algo de música suave para promover la relajación.

Otro de los elementos imprescindibles es el aceite para masaje. Se puede elegir cualquier tipo de aceite o crema para masaje. El objetivo de este ingrediente es que las manos se deslicen más fácilmente sobre el cuerpo.

¿Y después del masaje?

La estimulación de la zona genital masculina o femenina durante un masaje de este tipo puede dar lugar a que la persona que lo recibe tenga un orgasmo, pero no hay que sentirse presionados en este sentido, lo importante es que tanto la mente como el cuerpo se relajen.

Lo normal es que después del masaje quien lo ha recibido se sienta mucho más a gusto consigo mismo, habiendo dejado atrás las preocupaciones cotidianas.