Orgasmo vaginal, lo que no sabías de él

Victoria Baro
Comentarios desactivados en Orgasmo vaginal, lo que no sabías de él

Mucho se ha debatido sobre si existen el orgasmo vaginal y el clitoriano o si en realidad son lo mismo. Después de muchos estudios sobre esta cuestión, los últimos análisis apuntan a que en realidad esta diferenciación es incorrecta y no deberíamos hablar de un tipo u otro de orgasmo, sino simplemente de orgasmo femenino.

Quienes defienden esta teoría señalan que el orgasmo se genera en los órganos eréctiles que rodean a la vagina, es decir, en el clítoris, no en el interior de la vagina.

Pero no todo el mundo está de acuerdo con esta teoría, para algunos expertos como Helen Kaplan es posible que las mujeres experimenten orgasmos a través de la penetración. No obstante, en estos casos conseguir el clímax está más relacionado con la estimulación del Punto G que con las habilidades del amante o el tamaño de su pene.

Quienes defienden la autonomía del orgasmo vaginal también defienden la del orgasmo clitoriano, como un clímax diferente que se produce por la estimulación de esta zona.

Si aceptamos que hay dos tipos de orgasmos diferentes, nos surge la duda ¿puede haber un orgasmo combinado? La respuesta es sí, para ello hay que combinar la estimulación de forma simultánea sobre el clítoris y sobre el Punto G. Una buena forma de hacerlo es estando la mujer a horcajadas sobre el hombre o bien usando un vibrador con forma de “U”.

Ahora que ya tenemos un poco más clara la existencia del orgasmo vaginal vamos a volver a rizar el rizo. Para algunos especialistas en sexología el orgasmo que se alcanza a raíz de la estimulación del Punto G no es un orgasmo vaginal, ya que este órgano no está dentro de la vagina propiamente dicha, sino que está en la uretra y es, por tanto, un órgano perineal, justo igual que el clítoris.

¿Y entonces?

Al final parece que lo que se impone definitivamente es hablar de orgasmo femenino, sin distinguir entre clitoriano y vaginal.

Hay que tener en cuenta que sólo un 30% de las mujeres pueden alcanzar el orgasmo únicamente con la penetración, sin estimulación de otras zonas como el clítoris o el Punto G, por lo que ese supuesto orgasmo vaginal es muy difícil de alcanzar.

Pero ojo, que esto no implica que la penetración no produzca ningún tipo de placer en el cuerpo femenino. Lo que ocurre es que en realidad la sexualidad es mucho más completa y compleja de lo que nos puede parecer a simple vista.

En realidad no es la penetración la que hace que la mujer alcance el clímax, sino que es un conjunto de sensaciones y estimulaciones en los puntos erógenos, en la zona externa e interna de la vagina, en el ano, etc.

 

Orgasmos más allá de los genitales

Tendemos a identificar el orgasmo con la penetración, pero lo cierto es que el cuerpo humano, y especialmente el cuerpo de las mujeres, está lleno de tantas zonas erógenas que es posible alcanzar el orgasmo incluso sin rozar los genitales.

Es lo que ocurre por ejemplo con los llamados orgasmos no genitales. Los más populares son los que se consiguen al estimular los pezones, aunque también se han registrado casos de mujeres que pueden alcanzar el clímax a través de la presión en puntos concretos de su espalda o incluso mediante meras caricias en el cuello.

Son los nervios los que se encargan de enviar información a esa zona de nuestro cerebro que es responsable del placer sexual. Esto en realidad viene a demostrar que el placer no está en una zona concreta de nuestro cuerpo, sino en nuestro cerebro.