¿Qué es el tantra? Todo lo que necesitas saber del sexo tántrico

Victoria Baro
Comentarios desactivados en ¿Qué es el tantra? Todo lo que necesitas saber del sexo tántrico

El tantra es una práctica milenaria en Oriente que sin embargo nunca ha terminado de ser bien entendida en Occidente. Aunque solemos pensar que todo lo tántrico está rodeado de un cierto aire de misterio y misticismo, lo cierto es que en realidad no hay nada de misterioso en él, con ayuda de la imaginación cualquiera puede acceder a él.

Tantra significa “algo que se estira”, en el sentido de algo que continúa y va más allá. Es un tema muy complejo, pero en realidad su enseñanza básica se basa en trabajar con la energía que reside en todos los seres. Lo que se busca con ello es alcanzar la iluminación completa, entendida como un estado de paz duradera en la que se han eliminado todos aquellos obstáculos que pueden oscurecer la mente. La consecuencia es que lo que queda son todas las buenas cualidades del ser humano como la sabiduría y la compasión.

 

Tantra y sexo tántrico

Si hay un concepto que ha ayudado a introducir el tantra en el mundo occidental, ese es sin lugar a dudas el sexo tántrico.

Esta práctica sexual aboga por conseguir la meditación y trabajar las energías a través del sexo. Mientras otras religiones y filosofías han entendido tradicionalmente el sexo como algo negativo y han defendido el celibato, el tantra ensalza el sexo como una herramienta más para conseguir la iluminación completa y alcanzar la paz interior.

Sin embargo, el sexo tántrico tiene una característica que lo hace especial, y es que en él el orgasmo pasa a un segundo plano. Aquí no se trata tanto de un desahogo físico como de conseguir una liberación mental y conectar con uno mismo y con la otra persona.

El sexo tántrico es la puerta de entrada hacia un universo de sensaciones en el que la penetración apenas es importante. Se trata de meditar, tocar, mirar, oler…en definitiva de despertar todos los sentidos y ser más consciente de uno mismo.

Precisamente por ello en las sesiones de sexo tántrico no pueden faltar elementos como la música o los inciensos.

Mientras que el sexo como lo hemos entendido convencionalmente es un medio para un fin, en el tantra el sexo cada instante en sí mismo es un fin, de ahí que se le reste importancia a aspectos como la penetración o el orgasmo.

 

¿Qué se necesita para practicar sexo tántrico?

Para conocer la vertiente del tantra a través del sexo es importante que ambas partes tengas nociones sobre meditación y respiración.

Se puede dedicar al sexo tántrico todo el tiempo que se desee, lo importante es que ambas partes se encuentren a gusto, y es que su objetivo final no es otro que encontrar paz, serenidad, tranquilidad, silencio interior, relajación y también iluminación.

Para comenzar a practicar este tipo de sexo se recomienda mantener el contacto visual con la pareja en todo momento, intentando así descifrar que es lo que está sintiendo la otra persona.

El tanta apuesta por explorar al máximo la sensualidad y por ello las caricias se hacen imprescindibles, pero para poder sentir cada poro de la piel es necesario estar realmente concentrado en lo que se está haciendo.

El objetivo final es alcanzar una energía cercana al orgasmo que recorra todo el cuerpo y dejar después que se desvanezca poco a poco para volver luego a incrementar la sensaciones. De esta forma, cuando se alcanza finalmente el orgasmo, el mismo se siente en todas las partes del cuerpo.

Para disfrutar de este viaje de placer físico y espiritual hay que disfrutar de todo el viaje y centrarse en sentir al máximo cada momento, sin pensar únicamente en conseguir el orgasmo.